La sierra de sable es una herramienta eléctrica muy potente. Permite realizar cortes en diferentes materiales: metales, plásticos, cerámica, ladrillo y madera. Se asemeja mucho a un serrucho eléctrico, pero el diseño de las sierras de sable permite realizar cortes más precisos.

Aquí tienes un listado de las sierras de sable más vendidas a día de hoy en Internet:

¿Qué tener en cuenta para comprar una sierra de sable?

En este articulo te hablaremos de los cinco factores determinantes que debes considerar para seleccionar una sierra de sable.

comprar sierra sable

Suministro de energía

Al comprar una sierra de sable, existen dos características esenciales a las que debemos prestar especial atención: el modo de suministro de energía y la potencia del motor. La mayoría de estos instrumentos se alimentan de la red eléctrica. Sin embargo, en los últimos años, se están popularizando las versiones alimentadas con pilas o baterías.

Por esta razón, debes pensar cuidadosamente en el uso que le darás a la sierra de sable, antes de optar por una u otra versión. Como es de esperarse, cada una de ellas ofrece algunas ventajas y desventajas:

  • De alimentan de la red eléctrica: autonomía ilimitada, potencia constante, adecuada para cortar materiales duros. Libertad de acción limitada por el cable de corriente
  • De batería: libertad de movimiento ilimitada, potencia limitada, autonomía limitada. Adecuado para cortar materiales blandos.

Si tus sesiones de trabajo son largas, estarás mejor con una sierra de sable alimentada de la red eléctrica. Con lo cual, si no falla el servicio eléctrico, no te dejará estancado a mitad del trabajo.

Asimismo, si procesas mayormente materiales duros o metales, es mejor confiar en un motor alimentado por la red eléctrica. Que, normalmente, ofrece de manera constante mayor potencia.

Sin embargo, la sierra de sable inalámbrica es una buena opción si sólo necesitas usarlo para trabajos pequeños y cortos. O, si vas a realizar cortes en materiales blandos, como algunas maderas, madera contrachapada, plástico y aluminio. Ya que, gracias a la mayor libertad de movimiento, se puede cortar incluso cuando no hay una toma de corriente cerca, por ejemplo, en el jardín.

Detalles del suministro eléctrico de una sierra de sable

Si te decides por una sierra de sable de red “clásica”, debes pensar, adicionalmente, en la potencia del motor. En el mercado se pueden encontrar sierras con potencias que van desde los 300 W de los modelos de gama baja hasta los 800 W de algunos modelos de gama alta.

La elección de la potencia del motor de la sierra depende del uso que se le dé para cortar metales. Como recomendación, un motor potente es buena opción para un uso prolongado y para cortar materiales duros y/o gruesos. Debido a que se sobrecalienta con menor facilidad. Si, por el contrario, sabes que solo usarás tu sierra de sable ocasionalmente, y que cortarás mayormente materiales blandos como el contrachapado o el aluminio, entonces sólo necesitarás una sierra de sable de baja potencia, de unos 400 W.

Por otra parte, si te decides por una sierra de sable inalámbrica, te recomendamos prestar atención a dos aspectos: 1) el amperaje y, 2) el tipo de sierra de corte inalámbrico.

Todas las sierras de sable de este tipo están equipadas con baterías de 18 V. Y, en la mayoría de los casos, actualmente son baterías de iones de litio. Las baterías de Ni-Cd (níquel-cadmio) todavía se pueden encontrar en productos de gama baja, preferidas a las baterías de Li-ion por su menor precio.

Las diferencias entre las herramientas que usan estos dos tipos baterías van más allá del precio. Las baterías de Li-ion son mucho más ligeras y compactas que las de Ni-Cd, es decir, son más livianas. Además, las baterías de iones de litio no pierden carga cuando no se utilizan. A diferencia de las baterías de Ni-Cd que, si no se utilizan durante mucho tiempo, pueden descargarse completamente.

Por último, las baterías de níquel-cadmio pueden experimentar el llamado “efecto memoria”. Es decir, si se recargan antes de que se agoten completamente, pueden ver disminuir su autonomía general a largo plazo.

Por otra parte, los Ah (amperios-hora) o mAh (miliamperios-hora) pueden ir de 1 a 5. Es importante considerar este valor porque puede dar una idea de cuánta autonomía de trabajo tiene la batería. Asimismo, saber cuáles son sus tiempos de recarga, si no están especificados por el fabricante. En este sentido, las baterías de mayor amperaje tienen una autonomía de varias horas. Y, las de menor amperaje en algunos casos no pueden garantizarle más de una hora de trabajo continuo.

Asimismo, hay que recordar, en lo que respecta a los tiempos de carga, que hay una diferencia significativa entre las baterías de Li-ion y las de Ni-Cd. Las primeras tienen tiempos de carga más cortos (incluso 30 minutos), mientras que las segundas pueden tardar hasta 3 horas. En cualquier caso, tener baterías de repuesto, si no estás incluida en el paquete, es siempre una buena idea.

Ahora bien, el debate está abierto sobre el rendimiento de las herramientas eléctricas inalámbricas con respecto a las de red. Sin embargo, está claro que para el trabajo “doméstico” una sierra de sable sin cable es una buena opción. Y, para trabajos más pesados, más prolongados y de corte de piezas muy gruesas, creemos que la opción preferida debería seguir siendo la de una sierra de sable con cable.

Corte

En segundo lugar, será bueno considerar las especificaciones de corte de la sierra de sable. Lo que siempre encontrará indicado en las características de la herramienta será:

  • Grosor máximo de corte. Referido habitualmente a la madera, el acero y el plástico.
  • Velocidad máxima y mínima expresada en golpes de la hoja por minuto.
  • Posibilidad de ajustarla o no.

Se indica entonces la inclinación del corte y la presencia o ausencia del movimiento del péndulo.

Veamos una a una las especificaciones de corte de una sierra de sable

Espesor de corte: cuando compras una sierra de sable es importante elegir aquella que pueda hacer el trabajo que deseas. Por esta razón, no debes descuidar las indicaciones sobre el grosor máximo de corte.

En este sentido, si eliges una sierra débil para el corte que piensas hacer, te toparás con un trabajo incómodo. Luchando incluso para un corte brusco, con el riesgo de sobrecalentar el motor. Normalmente los fabricantes proporcionan tres indicaciones correspondientes a distintos materiales, tomadas como referencia por sus diferentes durezas:

  • Madera: la referencia para los materiales blandos. El grosor máximo va desde 55 mm en los modelos menos potentes hasta 160 mm en los modelos de gama alta.
  • Acero: referencia para materiales duros. El grosor máximo va de 6 a 16 mm, en los modelos más baratos y en los modelos de alta gama, respectivamente,
  • Plástico/Aluminio: referencia para materiales de dureza media. El grosor máximo de corte va de 10 mm para los modelos más débiles a 20 mm para las sierras más potentes.

Con respecto a los cortes en plástico, una recomendación es comprar una sierra con ajuste de velocidad. A altas velocidades el plástico puede calentarse hasta el punto de fusión, por lo que es necesario cortarlo a velocidades moderadas.

Velocidad: La velocidad de la hoja se expresa en golpes por minuto. Es decir, cuántos movimientos completos de bajada y subida hace la hoja en un minuto. En promedio, la velocidad máxima es de 3000 golpes/minuto, pero algunos modelos de alta gama pueden alcanzar hasta 3800 golpes/minuto, mientras que algunos modelos económicos son más lentos y se detienen a 2600 golpes/minuto.

La velocidad es importante para afinar detalles del corte, tales como: la “limpieza” del corte, que permanece menos astillado a altas velocidades Y, para la facilidad al cortar, incluso los materiales más duros, ya que requieren altas velocidades.

Además de la velocidad máxima, también es importante considerar cuántos ajustes de velocidad permite la sierra de sable. Si se están cortando diferentes materiales, será preferible tener la posibilidad de ajustar la velocidad dependiendo del tipo de material. Se pueden encontrar tres tipos diferentes de ajuste de velocidad:

  • Velocidad fija: la sierra no permite ningún ajuste de velocidad y por lo tanto funciona constantemente a velocidad máxima.
  • Ajuste de nivel: la sierra está equipada con un número variable de velocidades, normalmente al menos tres. En este caso, el cambio de una velocidad a la otra se realiza mediante un interruptor selector.
  • Ajuste continuo: la sierra está equipada con un interruptor que aumenta la velocidad de corte a medida que aumenta la presión del dedo sobre ella. Claramente el ajuste continuo es el que le permite un mayor control sin interrumpir el trabajo. Sin embargo, esta característica está presente en los modelos de gama media-alta.

Las sierras de sable más económicas son los de velocidad fija. Por lo tanto, si deseas contar algún nivel de velocidad seleccionable, normalmente, debes entrar en el rango de precio medio.

Movimiento de péndulo: las sierras de sable de gama media-alta cuentan con una palanca que empuja la hoja hacia adelante, confiriéndole inclinación. Es decir, la hoja forma un ángulo agudo con la superficie a cortar. Con el cual, durante el corte exhibe un movimiento diferente al del corte perpendicular. La inclinación de la cuchilla permite “atacar” el material a cortar más gradualmente, y esto acelera el corte.

Cuando está presente esta característica en la sierra, suele incluir al menos dos ajustes de inclinación. Inclusive, pueden ser hasta cuatro ajustes de inclinación en las sierras más sofisticadas.

Inclinación de corte: un ajuste que se encuentra en todas las sierras de sable es la inclinación de corte. Esto significa que puedes inclinar todo el cuerpo de la máquina en el tope hasta un ángulo máximo de 45°, tanto a la derecha como a la izquierda.

El corte inclinado es útil cuando se realizan trabajos especiales, por ejemplo, un marco o un rodapié. Normalmente se dispone de varios ajustes intermedios entre 0 y 45°, pero el número depende a menudo de la calidad general de la sierra. También en este caso, es más fácil encontrar un buen número de ajustes intermedios (al menos cuatro) en los modelos de gama media-alta, mientras que los modelos más simples tienen menos (a veces sólo uno).

Hoja o Cuchilla

En tercer lugar, al momento de realizar una compra, no pases por alto cuáles y cuántas hojas tiene la sierra. Por supuesto, que siempre es posible comprar hojas separadas que se adapten al trabajo que deseas hacer. Sin embargo, siempre es mejor saber esto inmediatamente, en lugar de tener que dar dos vueltas en las ferreterías.

Normalmente, una sierra para metales viene con al menos una hoja para madera o “universal”. En otros casos, algunas herramientas se venden con un juego de hojas que varía entre 3 y 10.

Por otra parte, es necesario tener algún conocimiento sobre las hojas. Con el fin, de comprar las adecuadas para tu sierra y ajustadas a los materiales que necesitas cortar.

El accesorio de la hoja: hay dos sistemas diferentes para fijar la hoja a la sierra de sable. Uno para el cambio rápido de la hoja y otro que requiere desenroscar la propia hoja. El primero se llama a menudo “ataque con bayoneta” o “ataque T”, el segundo se conoce como “ataque U”.

En las especificaciones técnicas de tu sierra de sable puedes leer con qué accesorio se suministra. Por ejemplo, si se incluye una llave Allen en el suministro, puedes estar seguro de que el accesorio de la hoja será del tipo “ataque U”. Por su parte, si se indica como “cambio rápido” o similares tiene un accesorio en forma de “ataque T”.

Una vez que sepas esto, sabrás qué accesorio deben tener las cuchillas adicionales que vas a comprar.

El grosor de la hoja: es relevante para el tipo de corte que se necesita hacer. Si tienes que hacer cortes rectos, incluso cortes gruesos, debe usar una cuchilla gruesa. Con lo cual, garantizará una buena velocidad de corte y estabilidad. Si, por el contrario, hay que hacer cortes curvos, incluso con giros y cambios de dirección estrechos, es mejor contar con una hoja muy fina. Que te permita maniobrar fácilmente en las curvas y que te dé la precisión necesaria en esas situaciones.

El material de la hoja: debe ser adecuado para el tipo de material que vas a cortar. Por ejemplo, una hoja de sierra para madera, definitivamente es demasiado suave para cortar acero. La mayoría de las hojas que vienen con una sierra están hechas de acero de alta velocidad (abreviado HSS), literalmente “acero de alta velocidad”, y son adecuadas para cortar madera, plásticos y algunos metales relativamente blandos.

Para cortar materiales más duros, las hojas de acero templado al carbono (marcadas HCS) son las más adecuadas, y para cortar metales aún más duros, recomendamos las hojas bimetálicas (marcadas BIM) especialmente fabricadas para este fin.

Número de dientes de una hoja: es un factor a considerar por al menos dos razones. La primera es que existe una relación entre el grosor del material a cortar y el número de dientes de una cuchilla. Se puede decir, que el número de dientes debe disminuir a medida que aumenta el grosor del material a cortar. ¿Por qué? Bueno, esto se debe a que, el material a cortar debe estar idealmente en contacto con 3-5 dientes en cualquier momento del corte.

Una medida útil para este propósito, que se puede encontrar en los paquetes de hojas accesorios, es la del paso de los dientes, es decir, la distancia entre la punta de un diente y la punta del siguiente. Por supuesto, cuanto más corto sea el paso, mayor será el número de dientes de la hoja.

La segunda razón es que el número de dientes influye en la “limpieza” del corte. Una hoja con dientes de paso largo es adecuada para un corte rápido pero grueso, mientras que una hoja de paso muy pequeño es mejor para cortes de precisión sin astillas o rebabas.

También es importante considerar el perfil de los dientes, siempre en relación con la limpieza deseada del corte. Es decir, los dientes “cincelados” generan más astillas, mientras que los dientes puntiagudos permiten cortes limpios a ambos lados de la superficie.

Instrumentación

Una sierra puede tener una serie de “instrumentos de a bordo” diseñados para hacer el trabajo más seguro y fácil. Además, que a su vez ayuden a simplificar algunos tipos de corte. Evidentemente, son los modelos más sofisticados los que ofrecen un mayor número instrumentos, mientras que los modelos más simples suelen estar equipados con el mínimo necesario.

Tres instrumentos que no faltan en ningún modelo son:

  • Protección de la hoja: todas las sierras de calar tienen una protección frontal que evita accidentes desagradables al cortar. La protección puede ser de plástico transparente o de barras de metal.
  • Bloqueo del interruptor: útil para mantener el interruptor bloqueado para el trabajo continuo. Particularmente valioso en los modelos ajustables, es decir, en los cuales la velocidad puede ser fijada.
  • Accesorio de succión de chip: puede ser integrado en el cuerpo de la máquina o desmontable. Permite la colocación de un recipiente de aspiración para recoger inmediatamente el polvo y los materiales de desecho.

En los modelos más avanzados es posible encontrar intrumentación adicionales:

  • Guía láser: un láser instalado en la parte delantera de la sierra proyecta una guía de corte en la superficie directamente delante de la hoja.
  • Guía paralela: para ser montada en el transporte de la sierra, si es necesario, permite un corte perfectamente paralelo a un borde de referencia.
  • Luz LED: ilumina la zona de trabajo de la hoja, mejorando su visibilidad.
  • Soplador de virutas: el aire del ventilador del motor se descarga frontalmente en la zona de trabajo de la hoja. Esto permite mantener libre de residuos y siempre visible el área y la huella de corte.
  • Tope en ángulo recto: transporte alternativo específico para los bordes de corte.

Kit de accesorios

Por último, debes analizar el kit de accesorios suministrado con la sierra de sable. Ya hemos comentado cómo en muchos casos la herramienta se vende con un conjunto más o menos equipado de cuchillas alternativas. La cuales permiten cortar diferentes materiales obteniendo resultados diferentes (cortes más o menos gruesos).

El set de hojas alternativas, adicionales a la básica, varía de 1 a 10, dependiendo de la calidad del equipo. En muchos casos, la sierra se vende con un estuche rígido, útil para recoger y transportarla. A menudo dotado de compartimentos en los que colocar los accesorios que se adquieren por separado. Por ejemplo, los juegos de cuchillas, baterías de repuesto (en el caso de las sierras sin cable), guías para el corte paralelo, entre otros.

Sólo en algunos casos, el suministro es realmente completo. Es decir, pocas sierras se vende con el estuche ya lleno de todo lo necesario para el corte: hojas alternativas, guías, topes, pinzas, lápices y cinta métrica.

No necesitarás muchos accesorios si tu rincón de bricolaje o taller ya está bien equipado. Sin embargo, si eres un principiante puedes buscar una sierra de sable con un kit bastante completo.

Si has decidido adquirir una sierra de sable inalámbrica, es recomendable conseguir al menos una batería de repuesto, en caso de que no esté ya incluida en el kit. De esta manera, nunca tendrá que interrumpir su trabajo para esperar a que se recargue.

Otros factores a tener en cuenta al elegir una sierra de sable

Es muy importante considerar los materiales que conforman la sierra de sable. Obviamente, los más importantes a tener en cuenta son sin duda el material de las cuchillas, ya que para cortar diferentes materiales se necesitan cuchillas más o menos duras. Pero, ya hemos hablado de esto antes, no vamos a repetirlo aquí.

Por otra parte, debes considerar el material con el que está hecho el trasportador o “zapato” de tu sierra. Se trata de la parte que se apoya en la superficie a cortar, normalmente está hecha de metal, aluminio o magnesio fundido a presión. Lo ideal es que sea resistente y ligero. También considera su talla, ya que un “zapato” más ancho te dará más estabilidad al cortar.

Otro pequeño pero importante detalle que debes considerar es el revestimiento antideslizante del mango. A menudo los modelos baratos no tienen una, pero si sabes que tienes que trabajar con una sierra durante mucho tiempo, un modelo con un mango suave y seguro es mejor.

¿Es importante la marca?

En el sector de las herramientas la marca juega un papel muy importante. Hay varias marcas, entre ellas Bosch, Makita, Hitachi y Festool, cuyos productos son garantía de buena calidad, especialmente en lo que respecta al corte exitoso.

Las marcas más pequeñas, como Einhell, Black & Decker o DeWalt, ofrecen sierras de sable a precios generalmente más asequibles, pero con resultados de corte ligeramente menos precisos. Especialmente, cuando se trata de cortes particulares como los cortes inclinados.

Si todo lo que necesitas es una herramienta para hacer cortes ocasionales rectos y perpendiculares, no necesitarás necesariamente confiar en una gran marca. Pero si tus proyectos son bastante complejos y necesita una sierra para metales absolutamente fiable, es mejor recurrir a las marcas de confianza.

¿Es importante el precio?

En el caso de las sierras de sable, como ya hemos mencionado, la progresión calidad/precio es más bien lineal. Los modelos más baratos son los menos potentes y menos equipados, mientras que al aumentar el precio se encuentran modelos con mayor potencia y de equipamiento más completo.

Se puede resumir de la siguiente manera los rangos de precios que se pueden encontrar en el mercado, y sus características:

  • Rango de precios bajo: < 60 euros, 400 W, corte de madera de 55 mm, velocidad fija 3000 golpes/min, velocidad fija 3000 golpes/min, cambio de cuchilla con Allen, sin accesorios.
  • Rango de precios medio: 60-190 euros, 700 W o batería, corte de madera de 80 mm, velocidad variable 500-3100 golpes/min, cambio rápido de cuchilla, estuche y 3-4 cuchillas accesorias.
  • Rango de precios alto: > 190 euros, 800 W o batería, corte de madera de 120 mm, velocidad progresiva 500-3800 golpes/min, cambio rápido de cuchilla, estuche y 10 cuchillas accesorias.

En definitiva, la elección de una sierra de sable dependerá de: tus objetivos, tus aptitudes y tu presupuesto. Ya conoces, los factores más importantes a tener en cuenta para seleccionar una sierra de sable.

¿Cuál es la mejor sierra de sable del mercado?

Actualmente la Bosch GSA 1100 es la mejor sierra de sable en relación calidad-precio. Esta sierra funciona para cualquier tipo de trabajo y es la más recomendada por los compradores.

54% de Descuento por tiempo Limitado
Bosch Professional GSA 1100 E - Sierra sable (1100 W, 230 mm, en maletín)

Bosch Professional GSA 1100 E - Sierra sable (1100 W, 230 mm, en maletín)

VER PRECIO EN AMAZON (CON 54% DE DESCUENTO)

Comprando este producto hoy, ahorras 105.4€ (54%)

Algunas opiniones