Entre los muchos trabajos que hay que hacer en el jardín, el mantenimiento de los setos y árboles en su conjunto es el que requiere más atención. Por lo tanto, es esencial tener las herramientas adecuadas, incluso para llegar a las ramas más altas. Para lograr más fácilmente este trabajo y de manera adecuada, han venido al rescate los mejores serruchos telescópicos.

De hecho, en el caso de la poda o la simple eliminación de ramas secas, no es posible elegir una sola herramienta para todas las situaciones. El uso de una sola pieza de equipo siempre implica adeudos: a veces sobre la productividad de las operaciones, en otros casos sobre la calidad del corte.

Por tanto, la elección de la herramienta adecuada según el tipo de intervención a realizar no sólo facilita el trabajo. Además, te permite armonizar mejor la productividad y el coste que supone la compra de una herramienta de buena calidad. A continuación, te mostramos algunos de los mejores cortadores telescópicos.

Los mejores serruchos telescópicos

Los entusiastas del jardín encontrarán en el serrucho telescópico un valioso aliado. Y, la venta de esta poderosa herramienta de jardinería online puede ser muy amplia y diversificada. También se puede encontrar un buen cortador telescópico que sea económico considerando las diferentes marcas. A continuación, te dejamos la reseña de los mejores y más populares cortadores telescópicos de la red:

En la arboricultura para madera es bueno tener presente que los cortes serán generalmente de ramas con un diámetro de hasta 5 centímetros. Y, que estos cortes se harán a una altura variable de hasta 6 metros sobre el suelo.

Por su parte, las operaciones que se realizan en un jardín de tamaño normal, suelen realizarse con herramientas de mano. Por esta razón, el cortador que elijas debe poseer ciertas características para optimizar la calidad del corte:

  • buena calidad de los materiales que la componen
  • tener un mango lo más apropiado posible desde el punto de vista ergonómico
  • cuchillas de larga vida

Estas características compensaran en gran medida cualquier precio inicial.

Tijeras de podar telescópicas y otras herramientas

Según el tamaño de la rama y la calidad del acabado, sólo se necesitan unas pocas herramientas para la poda. Entre las esenciales están: la tijera manual, la sierra de arco (adecuada para cortar ramas más grandes), la podadora y el cortavarillas. La poda es una actividad costosa desde el punto de vista económico para los que la encargan. Y, muy agotadora para los que la llevan a cabo.

Por lo tanto, es necesario racionalizar al máximo la utilización de los instrumentos. Es decir, limitarse a llevar o utilizar solo aquellos correspondientes a las distintas fases del desarrollo de las plantas.

Aquellos que tienen plantas de hasta 6 metros de altura, sin duda encontrarán útil trabajar con equipos telescópicos como la podadora y el serrucho. No olvides que, para evitar accidentes, todos los trabajos deben realizarse con el equipo de protección personal adecuado. Por lo tanto, si tienes que trabajar en altura, deberás usar un casco para proteger tu cabeza.

¿Qué tipos de podaderas telescópicas se recomiendan?

Generalmente, las conseguirás con dos diseños. El primero de ellos es una auténtica podadera con dos mangos extensibles. O, el diseño de un solo poste, también telescópico, con mangos en la parte inferior y podaderas en la parte superior. Por su parte, los serruchos propiamente dichos pueden cortar fácilmente ramas de hasta 5 cm de diámetro.

Se trata esencialmente de tijeras de podar de gran tamaño con componentes de corte muy fuertes y mangos largos. Los cuales pueden contar con una longitud de alcance que varía entre cincuenta centímetros y un metro. Se accionan manualmente, sujetándolas con ambas manos, utilizando el principio clásico de palanca.

Las hojas de corte son del mismo tipo que las tijeras: cortas para aprovechar al máximo la palanca del apoyo. Son herramientas versátiles y muy prácticas que permiten una buena productividad y son adecuadas para trabajos pequeños y cortos. Específicamente, en ramas a la altura del jardinero y con no más de 3 metros de extensión de las manos.

¿Por qué comprar un serrucho teléscopico?

La herramienta más parecida a una podadora, es el serrucho telescópico. Consiste en una tijera o cizalla colocada en la parte superior de un brazo extensible para hacer cortes a alturas entre 2 y 6 m del suelo. Las tijeras son accionadas por un resorte, que se activa por una cuerda que pasa entre dos poleas. Y, el usuario controla su acción a través del pomo en la parte inferior del brazo.

A menudo se puede equipar en la parte superior con otros accesorios. Por ejemplo, una sierra en caso de necesitar trabajar en ramas de mayor diámetro que la cubierta por las tijeras. O, se puede montar un colector de frutos, si deseas recoger los frutos colocados en la parte superior. Se trata de una especie de bolsillo en el que los frutos caen una vez cortado el tallo con las tijeras.

El modelo de cordón, cuando se utiliza en plantas que poseen follaje grueso, tiene la desventaja de ser difícil de maniobrar. Mas que todo, porque la cuerda puede quedar atrapada entre las ramas, y no permite realizar cortes precisos.

Por lo tanto, más versátil es el modelo deslizante, donde la hoja es impulsada por un cinturón que corre dentro de la varilla. Suele tener una “cabeza giratoria” que permite ajustar la inclinación de la boca de corte en unos 200° para adaptarse a las diversas necesidades.

Esta herramienta tiene la ventaja de no limitar la maniobrabilidad en el follaje denso y permite una mayor precisión. Ambas modelos (de cordón y deslizante) están equipados con un mecanismo de caja de cambios en el dispositivo de corte. El cual reduce significativamente el esfuerzo del operador.

La pieza de corte es generalmente del tipo bypass. Con hojas móviles y curvas que son más delicadas en la rama verde y no la desfibran excesivamente. Sin embargo, también hay ejemplares más adecuados para cortar ramas secas. En su caso, poseen una cuchilla y una contracuchilla con un sistema de bisagra o de yunque. Gracias a una de las dos cuchillas que se detiene, el corte será limpio y preciso.

Comodidad

Cuando se poda y se quitan ramas, hay que estar siempre atento a la comodidad. Sobre todo, si el trabajo dura varias horas. En este caso, la ligereza es un factor a tener en cuenta y se podría preferir un modelo particularmente liviano que pueda levantarse y utilizarse con menos esfuerzo.

En el mismo sentido, la podadora telescópica, aunque le permita no usar la escalera, puede llevar a una postura incorrecta. Especialmente cuando tengas que cortar ramas colocadas en una posición difícil e incómoda. En este caso, el modelo más adecuado es el que tiene cuchillas inclinadas o que permite un mayor ángulo de inclinación.

Es aconsejable usar la podadora con cuidado, evitando posiciones inestables. En cuanto a las asas, deben ser ergonómicas, con un agarre cómodo para las manos y antideslizantes para garantizar un agarre seguro y cómodo en todo momento.

¿Serruchos telescópicos eléctricos?

Para usos especiales como el corte de ramas de más de 5 cm, donde las tijeras o cizallas no pueden funcionar, hay modelos con motor eléctrico, neumático o de combustión. Pero, tenga en cuenta que, normalmente estas herramientas son empleadas por profesionales que hacen este trabajo todos los días.

Una podadora motorizada que combina las características del mango extensible con las de la motosierra debe ser utilizada con mayor precaución debido al tamaño y peso de las ramas que pueden ser cortadas.

Mantenimiento de los cortadores telescópicos

Cuando se trata del mantenimiento de los cortadores manuales, es importante asegurarse de que las cuchillas estén siempre bien afiladas. Con ello, evitarás que éstas se vayan continuamente deshilachando y así ayudarás a mantener el árbol más sano.

Asimismo, el filo de la hoja debe ser revisado cuando se utiliza por primera vez, ya que no es seguro que una hoja nueva, que nunca ha sido utilizada, sea afilada a la perfección. Y, cuando haya terminado el trabajo, antes de guardar la herramienta, debe eliminar cualquier residuo que quede en ella. Debes prestar especial atención a las cuchillas: es preferible desinfectarlas y comprobar si hay óxido.